miércoles, 11 de febrero de 2009

CONTEXTO HISTÓRICO-FILOSÓFICO DE PLATÓN

CONTEXTO HISTÓRICO-FILOSÓFICO DE PLATÓN
Platón pertenece al período clásico de la Grecia antigua, en el que Grecia era un conjunto de polis con modos de vida y regímenes políticos distintos. Destacan Esparta y Atenas. Esparta era una oligarquía y Atenas tenía una constitución democrática. A principios del siglo V a.C. los persas invaden Jonia y amenazan toda Grecia. Las ciudades griegas lideradas por Atenas y Esparta vencen al ejército persa en las llamadas Guerras Médicas. Se crea la “Liga de Delos” a cuya cabeza se encuentra Atenas, que se convierte en la capital cultural y política de la antigüedad. Atenas despertó el recelo de las otras polis rivales como Esparta, que le declara la guerra (Guerra del Peloponeso), la cual termina con la victoria de Esparta. Platón nace en plena Guerra del Peloponeso en Atenas y sufre la decadencia de su ciudad.
En Atenas se alternan en el gobierno los oligarcas y los demócratas. Durante un gobierno democrático, un jurado compuesto por 500 ciudadanos condena a muerte a Sócrates, maestro de Platón. Platón renuncia a intervenir en política, a pesar de que noble y se había preparado para participar en el poder con la oligarquía, pero sin embargo nunca renunció a su vocación política. Los acontecimientos históricos explican dos factores importantes en la filosofía de Platón: la convicción de que era necesario proponer una nueva forma de gobierno, y su simpatía hacia Esparta. En este período histórico son importantes las tragedias de Esquilo y Sófocles y las comedias de Eurípides, que tratan sobre temas filosóficos y cuestionan a los dioses.
Platón estudió con Crátilo, discípulo de Heráclito, y con algunos sofistas, aunque el hecho más importante de su vida fue su encuentro con Sócrates. Pasa por Melgara, Egipto y Cirene y llega a la Magna Grecia dónde entra en contacto con los eleáticos y los pitagóricos quiénes dejan una profunda huella en su pensamiento. Sócrates influyó en Platón, sobre todo en sus ideas de que existe un bien permanente, y por tanto cognoscible y enseñable, y de que el fin central de la política es educar a los hombres para hacerlos justos. De Crátilo aprendió que no hay nada permanente en el mundo sensible y la incapacidad de los sentidos para llegar a una verdad estable. De los pitagóricos tomó su teoría del alma y de la transmigración de la misma, y la importancia central de las matemáticas para llegar al conocimiento pleno. De Parménides recibió que todo cambio es ilusorio.

2 comentarios:

  1. Apreciado José... debo disculparme de antemano. Mi comentario no fue sino un delirio que nada tiene que ver con el buen trabajo pedagógico que ofrece en su página. Lo que yo intentaba era relfexionar cómo finalmente el hombre está terriblemente limitado en sus posibilidades de enetender. Y de allí que todo sistema (sea filosófico, político o teológico) es degradado por la naturaleza incomprensible del mundo a meros prejuicios. Hume y Descartes dos antípodas no obraron sino en la búsqueda de una verdad. Así allá iba mi asunto. Reitero pues mis discupas. Con respecto a mi blog ya usted se habrá percatado de que no escribo sino por terapéutica. en realidad más cerca de la poesía que de la filosofía, aunque esta última me angustia de manera imperiosa. Sírvase de él para lo que ud considere pertinente. Y desde ya reciba mi amistad.

    Freddy Ñáñez (Chucho)

    ResponderEliminar
  2. Saludos José Antonio... La revista se llama Sujeto Almado, es impresa. Hace parte de un proyecto editorial alternativo llamado Nadie Nos edita Editores, donde publicamos poesía joven latinoamericana. Sujeto Almado es la revista de combate, para el pensamiento crítico, la literatura y la filosofía actual. Llevamos 28 números. 10 años de trabajo. Ahora preparo un número especial dedicadoa la lectura, filosofía de la lectura ¿qué es leer? etc. Te animas?

    ResponderEliminar